domingo, 18 de enero de 2009

El futuro... ¿ya está aquí?

Charlando animadamente con amigos durante mi paréntesis navideño, surgió una conversación que me hizo reflexionar mucho y que no puedo sino compartir con vosotr@s...

Vivimos claramente en la era de la tecnología, los progresos avanzan tan rápido que normalmente ya nos enteramos del siguiente, la nanotecnología gana espacio en la carrera espacial, en la microcirugía, en la investigación científica, vivimos más, sabemos que hay agua en Marte, los multimillonarios pasean su esqueleto por el espacio de la misma forma que yo voy un domingo al parque (en realidad no voy nunca, pero nada más fácil que salir de casa e ir...).





Estamos viviendo el futuro que yo soñaba de niña.

Salvo que... todavía no volamos, nuestra ropa no está hecha con papel albal, y los partos duelen exactamente igual que antaño (os juro que estaba convencida de las tres cosas; mi meta era el místico año 2000, no existía nada más moderno en mi imaginación...)

Como os decía, analizábamos al calor de la chimenea, esta era que nos ha tocado vivir. Y nos preguntábamos: ¿cómo puede ser que en los albores del mundo más tecnológico jamás vivido por el hombre puedan aún existir cosas como... el teletexto?





¿Por qué nadie destina una partida monetaria para investigar un poco más sobre la materia? ¿Por qué sigue funcionando exactamente igual (de mal) que en 1972, año en que la BBC lo utilizó por primera vez?






Como definición podemos decir que el teletexto (copio literalmente): consiste en un conjunto más o menos extenso (más bien extenso) de páginas, las cuáles se eligen a través del mando a distancia. Se escribe el número de la página y transcurrido un tiempo (un día o dos...), se muestra en la pantalla del televisor. Sólo permite transmitir información escrita y gráficos (gráficos? de qué hablan?).






Lo bueno que tiene es que estimula la lectura de los amigos de lo vintage que todavía lo usamos, porque la mayoría de las veces el texto no está completo, de modo que hay que leerlo más o menos así:






M_la jor_ada para _os j_gadores e_paño_es en el torne_ de ten_s de Auckland (N_eva Zel_nda) ya qu_ los tr_s que p_rticiparon, Albert M_ntañés, M_rcel Gran_llers y Ó_car H_rnán_ez, cayeron elim_nados y dije_on a_iós a la_ prim_ras d_ ca_bio.






¿Alguien ha entendido algo? Uno vive así más feliz, sin enterarse de las malas noticias...







El siguiente adelanto que vemos más necesario que el Nobel a Nadal es... los braquets!! No os digo más, también se les conoce como HIERROS...






Con materiales actuales como la fibra de carbono, con todas las modificaciones genéticas imaginables a nuestro alcance, con ovejas clonadas, y seres humanos creados a partir de células madre para curar a sus hermanos, hasta podemos elegir el sexo y color de ojos de nuestro bebé... ¿cómo puede ser que no haya remedio mejor para arreglar una descolocada dentadura que introducir hierro en la boca durante un largo o larguísimo período de tiempo? ¿No se inventa nada porque es el mejor invento de todos? ¿Un rayo láser te quita la miopía acumulada durante toda una vida en cinco minutos, y para arreglarte los dientes te ponen hierros durante años? ¿No está fallando algo?




Algo que para mi desgracia viví hace menos de un año (sí, con la edad que tengo...) es la rotura de un brazo. Y como mi cerebro es así de imprevisible, descubrí la tercera paradoja de este mundo modernísimo en el que vivimos.




La escayola.

¿Cómo es posible? No lo he comprobado, pero estoy segura que en tiempos de Julio César la gente llevaba escayola. Lo paradójico es que en tiempos de Rodriguez Zapatero, la gente lleva escayola. Hay paredes hechas de escayola. Y figuritas y esculturas de escayola.
¿Cómo te pueden emparedar el brazo ahí dentro? ¿De verdad que no se ha inventado nada mejor? La primera y fundamental pega es que... no te puedes lavar!!! ¿Pero a qué guarro se le ocurrió emparedarse un miembro de su cuerpo en un material de construcción? ¿Y todo por no ir a las termas una vez a la semana? ¿Por qué no se hacen cédulas de plástico? También inmovilizan, y no pasa nada si se moja...
Y eso por no hablaros de las prácticas más escatológicas que hoy en día siguen realizando ginecólogos y urólogos.

¿Me están diciendo que pueden operar a un feto nonato en el vientre de su madre, cerrar, y continuar la gestación como si nada, pero tienen que comprobar manualmente determinadas cosas? ¿La misma ciencia médica que es capaz de hacer que dejes de tener hijos, o incluso que los tengas? ¿Pero para qué están las radiografías? ¿De verdad es imposible hacer una variación para ver el interior de ciertas partes y así ahorrarnos (todos) una exploración a la antigua usanza? (volvemos a Julio César...)



El tema de los anuncios de detergentes del tipo "el frotar se va a acabar" mejor ni comentarlo. Si me lee algún publicista, por favor, ruego haga algo al respecto. No sé cuál es la mejor manera de anunciar un detergente, pero desde luego sé cuál es la peor... podemos llevar 30 años igual...
En fin, que nos creemos muy modernitos, muy en la era post-moderna, que si IPods, móviles 3G, GPS, internet, ordenadores con posibilitades ilimitadas, microchips... pero seguimos poniendo la ropa en remojo antes de poner la lavadora (cada día más moderna, eso es cierto).
¿Y vosotr@s qué opináis? ¿Algún médico, científico o publicista sugiere alguna idea? ¿Volaremos algún día? ¿Irán nuestros niet@s a Marte de vacaciones, o seguirán yendo a Marina D'Or...?




Hasta pronto mis pequeñ@s drugos...

(y un besazo a mis interlocutores al calor de los fogones por inspirarme la temática de este post)

6 comentarios:

Cuatro ideas dijo...

Para mí el futuro estará aquí cuando podamos reducir el coche con un mando a distancia y meterlo en el bolso, como en un sketch de MArtes y 13. Lo más arcaico es lo que nos hace perder tiempo, como aparcar!! Muy buen post, me trae buenos recuerdos!!! Bss

Lei dijo...

ais, el otro dia hablando con un amigo ingeniero le sugeri la idea de crear un secador de pelo sin cable pero mi gozo en un pozo, una de 2 o la bateria la tendria que llebar con mochila o si fuera tipo a la de los moviles duraria exactamente 0.37 seg en funcionamiento.....

Paula R. dijo...

Cuáaanta razón, lo que más me llama la atención es lo de la escayola y los hierros dentales... supongo que habrá otros medios pero muuucho más caros, no creo que nuestros nietos vivan aún en el mundo feliz de Huxley pero al menos, estarán cerca.
Un besete!

Lei dijo...

tienes un premio en mi blog pasate cuando puedas ;)

natàlia dijo...

A mi de pequeña me pasaba igual que a tí, pensaba que en el 2000 iríamos todos en naves volando por una ciudad muy futurista y mira como nos tenemos que ver sin a penas dinero para un contaminante coche ;))))

Besotes!!!!!

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón. ¿Es posible que a estas alturas tengamos que seguir metiéndonos el dedo en la nariz para sacarnos un moco?
Besos.