lunes, 2 de marzo de 2009

Things to do before you die


Qué presión... llevo unos cuantos días sin actualizar el blog y lo peor es que es por falta de ideas. Os podría decir que estos días no paro, y que no tengo tiempo para nada... pero mentiría como una bellaca.


El mal tiempo me mata. ¿A vosotr@s no os afecta? A mí me entra una modorra mental... Hace dos días me encontré el teléfono inalámbrico de mi casa dentro de la nevera, ¡helado! y por mi mente ni siquiera visualicé el momento en que pasé por la cocina. Alzheimer? Gagá? Chochera? Despistada no he sido nunca, con lo que algo me inquieta no os voy a engañar...

Leyendo por aquí y por allá me he acordado de la mítica lista de things to do before you die y he llegado a dos conclusiones muy tristes:


1- que sólo he cumplido dos things

2- que sólo se me ocurre otra más




Yo creo que es el tiempo, que tiene mi espíritu más seco que una uva pasa. A mi imaginación le quedan horas... al lío!

Los dos hechos (o things) ya vividos son de lo más sencillo:


volar en avioneta: me encanta volar, me fascina el mundo aeronáutico, y volar en avioneta me intrigaba especialmente debido a la altitud a la que se vuela, cómo se disfruta el paisaje... experiencia diez.

ir a un partido de la NBA. Tampoco es que fuesen los Lakers contra los Chicago Bulls, pero ahí en mi sitio privilegiado (segunda fila), me lo pasé bomba viendo a los Sonics de Seattle contra los Kings de California. ¡Cómo se lo montan estos yankies! Con sus cheerleaders, su gordo que ha tenido que pagar dos entradas porque no lo cabe el culo en un solo asiento, la mascota del equipo dando la coña entre el público (sudando a chorros debajo del enooooorme disfraz de cacatúa), sus super-apetizers de nachos con guacamole y queso y cosas como para alimentar a una familia media española durante tres días...


Eso me lleva a pensar que la otra cosa que tengo que hacer antes de morir es ir a Paris en junio a ver una final de Roland Garros. Desde que era un moco andante he visto una tras otra, emocionándome, corriendo, gritando, llorando, sufriendo... que digo que ya es hora de ir. Claro que... no sé cuándo. Ni cómo. ¿Alguien sabe cómo se consiguen las entradas? Lo suyo sería ver a Rafa, claro, fenómeno igual no lo verán mis ojos...



Y eso es todo. Así que:
a) voy a tener una vida muy corta,
b) ya se me irán ocurriendo nuevos retos que cumplir.
A veces pienso: "me encantaría tener un vestido de alta costura", pero al margen del pequeño detalle de que no tengo cómo pagarlo, razono: "y no quedaría un poco raro aparecer en el botellón enfundada en un vestido de Lacroix imposible de entender?" Entonces me planteo cambiar de vida social, pero eso es ya más complicado y fatigoso...



O me planteo un: voy a conseguir el 90-60-90. Pero luego la operación bikini se me mezcla con la operación polvorón, y luego nunca sé dónde acaba una y dónde empieza la otra...


Otro de mis retos/delirios es grabar un disco, pero no me digáis porqué pero no encuentro mecenas que me patrocine... (ni me sé una sola nota, pero no molaría subirse a un escenario y ver cómo la gente corea todo lo que dices?)


Otro asunto del tipo disco, es escribir un libro. Pero debido a mi más absoluta falta de imaginación no sé ni por dónde empezar. ¿Hay alguien con una vida muy muy interesante como para que yo la escriba? Pues que me la mande resumida por mail, y a ver qué puedo hacer...


Pero éstos últimos son más de la variante tipo sueño-como-cuando-me-toca-la-lotería.

He hecho los deberes y me he documentado. He hecho un resumen de las cosas más típicas de la famosa lista que he encontrado por internet, y a continuación adjunto mis opiniones al respecto:

- saltar en paracaídas/hacer puenting: antes muerta. No digo que no libere adrenalina ni que luego te debes de sentir muy bien... pero tengo alma de secuestrador como para liberar nada, y también me siento la mar de bien después de un baño de espuma;

- volar en globo: prefiero mi avioneta;

- escalar una montaña: siempre que esté nevada y me suba un maravilloso telesilla desembragable;

- visitar todos los continentes: viajar en general es más un hobbie que un sueño, siempre que puedo lo hago, pero no tengo un destino preferido pre-mortuorio, cualquiera me vale;

- aprender a tocar un instrumento: cuando en segundo curso de Solfeo en el Conservatorio solicité el acceso a primer curso de Piano para ser una alumna aplicadísima y compaginar ambos estudios, me concedieron trompeta. Fin de mis aspiraciones musicales; (el mundo perdió un gran músico, saqué sobresaliente en 1º...)

- comprarte algo que en realidad no necesitas: ¿es una broma? Lo hago a diario!!!

En fin, siento ser tan escueta, pero ya os digo. Mi imaginación está a punto de morir... tengo que darme prisa para conseguir esas malditas entradas...





Hasta pronto mis pequeñ@s drugos...

9 comentarios:

Lei dijo...

nunca me habia planteado una lista de cosas que hay que hacer antes de morir... y espero no plantearmela en muuuucho tiempo!
por cierto aqui hace sol!!!!


un besoooooooooooo

Garaz dijo...

Aquí también ha amanecido un día azul... llevaba tres días malos malos...

Lapau dijo...

jajaja, nena me he reido con lo del telefono porque el otro dia yo guarde el mando de la tv en la despensa.... en fin... sera el tiempo jajajaja, aunque yo despistado lo he sido siempre! jeje

besotes

Paula R. dijo...

No te preocupes, para estar de bajón creativo te ha quedado un post genial, no he parado de reir imaginando el momento alta costura en un botellón, o el teléfono en la nevera! jajaj eres genial y no te preocupes que seguro que es cosa de la lluvia, a cualquiera lo amodorra!
Sobre las entradas ni idea de cómo conseguirlas, ah y qué bueno lo de ir en avioneta! yo tengo auténtico pánico a volar, pero porque soy un poco histérica con las alturas jejej
Ya sabes, otra cosa, ir a las fallas! ;)

Cuatro ideas dijo...

El tiempo influye hasta en los niños, no me extraña tu apatía. Aún así, considero tu productividad blogueril mucho más que aceptable. Voy a hacer mi lista de "sueño con", son cuatro cosas (¿¡cuatro ideas??!!)y no he cumplido ninguna.

Me encantaría (accesible):
Ir a la ópera, en un gran teatro (pero me lo tienen que organizar, con cena postespectáculo en un sitio maravilloso incluida).

Pasar cinco días en un resort todo incluido, de los superlujosos (por ejemplo, en Bali, con spa), o alquilar un velero con amigos alrededor de una isla exótica.

Sueño con (no accesible):

Tener una cabaña aislada en el campo, para evadirme los fines de semana, pero con un gran salón para que vengan amigos de vez en cuando.

Moverme en una motito por Madrid. No es accesible porque soy una cagueta.

Bss

Lei dijo...

siento decirte que tienes oootro premio en mi blog...
que le vamos a hacer! ;)

Bεαтя¡z dijo...

Y has plantado un árbol? xDDDDDDDD

Zayda Sánchez dijo...

tampoco es necesario q tengas una lista inmensa de ideas, sino que sientas que has vivido tu vida al 100%
Saludos y muy buena entrada

pro_magicalonso dijo...

La verdad que nunca me he planteado algo así, no creo que lo haga, mejor no que me da el yuyu. Saludos